• Costa Rica Christian School

Blended-Learning: La nueva normalidad de la educación costarricense y del mundo, aplicada en el CRCS

El 2020 no solo ha marcado el inicio de una nueva década, sino que también ha marcado un antes y un después en la historia de la educación. Durante este periodo de confinamiento, estudiantes, padres y docentes inesperadamente fueron lanzados a un mundo educativo completamente virtual; tomando las plataformas educativas y de comunicación, las tablets, teléfonos celulares, computadoras y principalmente el Internet, papeles centrales para una educación 100% en línea. Sin embargo, ante la imposibilidad de un regreso generalizado a las instalaciones físicas de los centros educativos, emerge el modelo, blended-learning, como respuesta a lo que será la “nueva normalidad” educativa.

Según Horn y Staker en su libro Blended: Uso de la innovación disruptiva para mejorar las escuelas (2012), b-learning o blended learning (aprendizaje combinado) es un modelo de educación formal en el que un estudiante aprende una parte en línea, mientras que la otra parte de su proceso de aprendizaje ocurre presencialmente en el centro educativo. Si bien esta propuesta no es del todo nueva, está tomando fuerza como respuesta a los retos actuales por seguir brindando una educación de calidad, en medio de la incertidumbre de una pandemia que continua afectando la humanidad.


Principales beneficios del modelo Blended-learning:


· Aprendizaje flexible mediante experiencias educativas virtuales y presenciales más significativas. De forma virtual, los estudiantes tienen la oportunidad de interactuar mediante clases en línea, de forma sincrónica (en tiempo real) y asincrónica (en tiempo no real), las cuales integran estrategias activas y una variedad de TIC (tecnologías de información y comunicación). Mientas que en las clases presencial, sus experiencias de aprendizaje se caracterizan por la combinación de habilidades tecnológicas e interpersonales para garantizar un aprendizaje más integral y significativo.

· Acompañamiento docente con una nueva perspectiva educativa. Una de las preocupaciones de los padres de familia es que en la modalidad de blended-learning los estudiantes no cuentan con el mismo nivel de acompañamiento docente que en las clases tradicionales. No obstante, b-learning requiere que el docente no solo de seguimiento a sus alumnos; sino que también, se convierte en su animador y tutor en un proceso caracterizado por estrategias de enseñanza que responden a las necesidades reales de sus estudiantes, para así potenciar la autonomía de los mismos.

Durante los periodos presenciales, los estudiantes cuentan con su profesor en el aula; mientras aquellos que están en casa, tiene la oportunidad de interactuar de dos formas. De manera sincrónica, los estudiantes interactúan, en tiempo real, con sus profesores y compañeros mediante el uso del Internet, plataformas educativas y demás herramientas tecnológicas. Asimismo, en espacios asincrónicos (tiempo no real), los estudiantes también mantienen interacciones de aprendizaje con sus compañeros y profesores mediante el uso de herramientas y aplicaciones digitales. En ambos escenarios, presencial y virtual, los docentes tienen la oportunidad de asistir y retroalimentar los procesos de aprendizaje de sus estudiantes, mediante estrategias variadas y más personalizadas.

· Metodologías activas de aprendizaje. Uno de los más grandes beneficios educativos de la modalidad de blended-learning es la integración de metodologías activas. Para muchos estudiantes, en el ambiente tradicional de una clase presencial, su proceso de aprendizaje se ve limitado a formas de enseñanza que no siempre atienden sus necesidades; por lo que el modelo de educación combinada permite que, mediante recursos digitales y actividades más dinámicas e interactivas, los estudiantes puedan aprender de una manera más significativa tanto presencial, como en línea.

· Interacciones más significativas con pares. Poco a poco se ha iniciado un proceso de des-confinamiento, que en el campo educativo se traduce a un eventual regreso escalonado a las aulas, marcado por una interacción presencial salvaguardada por estrictos protocolos de distanciamiento; siendo muy posible que esta “nueva normalidad” nos acompañe por algún tiempo, hasta encontrar una solución médica que ponga fin a la pandemia del COVID 19. Es aquí donde la metodología de blended-learning será clave para garantizar una nueva interacción educativa, tanto presencial como virtual, para así garantizar la continuidad de relaciones socio-afectivas sanas y necesarias para el desarrollo integral de nuestros estudiante.

· Apoyo académicos y emocionales. Tanto presencial como en línea, el acompañamiento y seguimiento tanto en el área académica como en la socio-emocional siguen siendo pilares educativos en la modalidad de blended-learning. En esta modalidad, la aplicación de apoyos académicos específicos, así como la orientación y el acompañamiento emocional, es clave para el éxito de los estudiantes. De igual manera, el trabajo compartido entre escuela y padres de familia se ve fortalecido mediante una interacción tanto presencial como virtual, esto como parte esencial de los apoyos brindados a los estudiantes durante todo su proceso de aprendizaje.


Al ser un modelo educativo que nace con el objetivo de personalizar los procesos educativos para atender las necesidades específicas de determinadas poblaciones estudiantiles; según la realidad de cada institución, pueden aplicarse diferentes modalidades de blended-learning. No obstante, existen algunos requisitos esenciales para garantizar la calidad de este método de enseñanza:

  • Es necesario contar con un equipo docente calificado, con conocimiento y habilidades para acompañar a los estudiantes de manera apropiada tanto en los espacios de aprendizaje presencial como en los virtuales.

  • Así mismo, los programas académicos deben reflejar la integración de metodologías variadas para potenciar los procesos de aprendizaje presencial y virtual.

  • Por último, es indispensable contar con una infraestructura tecnológica de calidad, capaz de atender las necesidades tanto de los docentes como estudiantes durante los procesos de aprendizaje presenciales y virtuales.


Gracias a nuestra planificación estratégica y visión de mejora continua, en Costa Rica Christian School ya estamos listos para este gran salto en la educación, con lo cual nos aseguraremos de continuar garantizando un servicio educativo de la más alta calidad a toda nuestra comunidad educativa y lo mejor de todo al alcance de los Padres de Familia y estudiantes.


Si esta interesad@ en obtener más información favor dejarnos sus datos aquí.

  • Facebook - White Circle

/CRCS         

2229 - 6800

Costa Rica Christian School Todos los derechos reservados