• Costa Rica Christian School

2 de Mayo, “Día contra el Bullying o Acoso Escolar”

Cada 2 de mayo se celebra a nivel mundial el “Día contra el Bullying o Acoso Escolar”. Costa Rica Christian School se une a esta celebración e invita a las familias a trabajar en conjunto con la institución, abriendo espacios en sus hogares para conversar sobre el tema con sus hijos, reforzar con ellos la importancia de denunciar cualquier situación de abuso o maltrato ya sea hacia ellos, o dirigido hacia sus compañeros.

También es importante enseñarles a reconocer y expresar sus emociones de una forma adecuada, siendo claros en que la violencia no es una forma sana de relacionarse, por lo que no se debe ni ejercerla ni permitirla. Motivémosles a aplicar la regla de oro: “Trato a los demás como me gusta ser tratado”.

Basado en el Protocolo Actuación Situaciones Bullying del MEP y en la Guía de Acoso Escolar de la Unicef. 


¿Qué es el bullying?

El bullying se define como una forma de violencia entre pares (estudiantes) en el ambiente educativo. Es una forma de discriminación de unos estudiantes hacia otro u otros y puede manifestarse en comportamientos o conductas repetidas y abusivas con la intención de infringir daño por parte de una o varias personas hacia otra que no es capaz de defenderse a sí misma.

¿Cuáles condiciones deben existir para que una situación de violencia sea calificada como bullying?

Para que una situación de violencia sea calificada como bullying debe presentar las siguientes características:

· Debe ser intencional: de uno/a o varios/as compañeros/as hacia otro/a para causar dolor y sufrimiento.

· Debe ser una relación desigual o de desequilibrio de poder: la víctima se percibe vulnerable, desprotegida y sin los recursos del agresor o de la agresora.

· No se trata de un episodio aislado sino que debe haberse presentado de manera repetida y continuamente.

· Se da en relación de pares o iguales: entre estudiantes.

¿Cómo se manifiesta el bullying?

La violencia ejercida puede ser de tipo verbal, físico, psicológica, sexual, material, o cibernética; deteriora la convivencia, busca lesionar a las víctimas y constituye una violación de los derechos de las niñas, niños y adolescentes.

· Violencia verbal: Se manifiesta a través del lenguaje. Algunas de las manifestaciones son: insultar, calumniar, difamar, esparcir o divulgar un rumor o comentario mal intencionado, hacer comentarios discriminatorios o despectivos, abusar verbalmente a otra persona, dañar la reputación social de otra persona.

· Violencia física: Es toda acción encaminada a lesionar la integridad física de una persona, por ejemplo golpes, patadas, zancadillas, pellizcos, empujones, tirones de cabello, encerrar u obligar a entrar en algún sitio, entre otros.

· Violencia psicológica: Comprende todas las acciones destinadas a lesionar la integridad emocional de las personas: molestar, intimidar, humillar, excluir, o alentar la exclusión deliberada (por ejemplo de trabajos en grupo, juegos, equipos deportivos, etc.), “ley del silencio”, gestos faciales o físicos negativos, miradas amenazantes o despectivas, acoso grupal o colectivo, entre otras. El componente psicológico está en todas las formas de bullying.

· Violencia sexual: Se refiere a aquella manifestación que involucre comentarios, insinuaciones y amenazas con contenido sexual o exhibición explícita sexual entre pares y que no esté tipificado dentro de los delitos sexuales vigentes o dentro de la normativa de acoso y/o hostigamiento sexual.

· Violencia material: Se entiende por esta forma de violencia, las acciones destinadas a dañar, destruir o tomar sin consentimiento las pertenencias de los y las estudiantes, por ejemplo acciones como: dañar, robar o esconder artículos, etc. Forzar a entregar algún bien personal (dineros u objetos) a cambio de no recibir daños y poder acceder a espacios o servicios en el centro educativo.

· Violencia cibernética o ciberbullying: Implica usar las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) para hacer bullying, mediante mensajes de texto, redes sociales, por Internet, teléfono móvil, por fotos, videos, chats, por ejemplo. Por otro lado, ayudar a que una agresión se propague por la red causa daño y hace responsable a esa persona también, porque puede no haber iniciado ni instado la agresión, pero la perpetra al continuarla o repetirla, al mantener viva la agresión que afecta a la persona violentada.

¿Quiénes participan en una situación de Bullying?

En una situación de bullying se distinguen tres actores principales: el acosador o figura que violenta, la víctima y los espectadores o testigos. Se trata del denominado "Triángulo del Bullying".

· La figura que violenta en una situación de bullying, puede ser una sola persona o un grupo de ellas.

· El estudiante que es violentado y se encuentra en la posición de víctima, puede poseer características diferentes al resto del grupo, las cuales son utilizadas por el estudiante que agrede para generar el bullying.

· Existen dos tipos de espectadores o testigos: a-Los que apoyan al estudiante que violenta, reforzando la acción del agresor incluso lo pueden llegar a apoyar abiertamente. b-Los que reprueban la actitud del estudiante que violenta pero no hacen nada, se sienten impotentes o tienen temor a ser víctimas o de lo que pueda pasarles por hablar o denunciar.

¿Qué se puede hacer ante una situación de bullying?

El primer paso es informar a la institución, en primera instancia a la docente guía quien activará el Protocolo de Actuación en Situaciones de Bullying, manteniendo comunicación con el hogar acerca de los procedimientos y medidas tomadas. La activación del Protocolo se da ante la sospecha o detección de una situación de bullying.

¿Qué pueden hacer los padres de familia para prevenir situaciones de bullying?

· La comunicación y el acercamiento intencionado a los hijos siempre van a ser excelentes herramientas de prevención ante esta problemática.

· Conocer a sus amigos y compañeros de la clase. Estar al tanto de la relación que tienen con ellos.

· En caso de notar algún rastro de violencia en su cuerpo, consultarle en privado qué le pasó y hacerles sentir confianza para que puedan contar lo sucedido.

· No es recomendable incentivar a los hijos a que resuelvan solos el problema y mucho menos, hacerlo con violencia, ya que, lejos de ser una solución puede ocasionar más estrés en los niños o adolescentes.

· Enseñar y educar en valores, para que los niños y adolescentes evidencien respeto en sus relaciones con los pares. Conductas como el choteo, la burla, el irrespeto, el uso de apodos, los gritos, entre pares no deben tolerarse ni permitirse.

· Hacerles saber que cuentan con apoyo y que ante cualquier ofensa o irrespeto deben acudir con alguna autoridad del centro educativo.

· Mantener una actitud abierta, objetiva, que permita ver en los hijos tanto los aspectos positivos, como las áreas por mejorar.

· Mantener una comunicación abierta con la institución.

· Fomentar la autoestima. El autoconocimiento es el camino hacia la propia valoración y empoderamiento, permitiendo a la persona defender sus derechos de manera adecuada y respetuosa y no permitir situaciones abusivas; ni participar o ser testigo del abuso a otros.

· Del mismo modo, fomentar los vínculos afectivos y enseñar a los hijos a cuidar del otro y procurar su bienestar.

· Enseñarles a detectar las relaciones tóxicas y las que no se basen en la igualdad, sino en el aislamiento y el abuso de poder.

· Enseñarles a desenvolverse en las redes sociales con sentido crítico, responsabilidad, seguridad e información suficiente.

0 vistas
  • Facebook - White Circle

/CRCS         

2229 - 6800

Costa Rica Christian School Todos los derechos reservados